martes, 1 de agosto de 2017

ALMOHADA DE ROCÍOS


Se ha ocultado el Sol,
lo ha apagado una bendición de lágrimas.

Será esta noche la lluvia mi paisaje,
y con cada una de sus gotas
dibujaré un arco iris
decorado con palabras.

Se repartirá tenaz en mis cristales
el sonido que no cesa
y el vaivén del aire en tus caminos.

No le temeré al temporal,
ni a su viento de tejas agitadas;
en él estarás envuelta,
desplegada entre las hojas
que alocadas mecen tu existencia,
girando entre sus remolinos tiernos.

Solo estaré, pero no solo.

Te soñaré en el sonido de la lluvia
que exhorciza con su son
todos los miedos,
te contemplaré en la tempestad,
sonriente,
feliz sacerdotisa
de algún culto milenario de tus cumbres.

Callaré, escucharé.

Abriré los ojos para verte,
en pie,
poderosa entre las aguas
que nos sanan con su llanto
sobre el manto sagrado de los bosques.

Por si un día me recuerdas entre sueños
que me acaricie tu mirada,
que me imagines
cabalgando entre nubes pobladas de poemas
que fui enredando en tu cabello.

Si me recuerdas por un momento,
con mi fe,
mi dolor y pensamientos,
hazlo sin prisa,
como las risas
que abrigaron nuestras noches de desvelos,
como nuestros incendios de lujuria
en cualquier amanecer de los sonrojos,
azoradas nuestras pieles de promesas,
dibujados tus deseos
con la inocencia de mis rimas.

Y aunque ni hoy ni nunca olvide
las aguas de tu arroyo,
como vida breve del rocío
recitaré sobre mi almohada
las tonadas desbordadas del olvido.

lunes, 24 de julio de 2017

SUEÑA OCHO ESTRELLAS

Sueña,hermana,
ocho estrellas blancas,
sueña limpia
                   tu bandera,
hoy ultrajada 
                   por manos negras.

Sueña la paz
                    y la esperanza,
sueña volver
                   sobre la mar
como una flecha
cargada de justicia
                            y de prudencia.

Ruega,
          reza,
por el tiempo
                    en el que sea
la libertad
con la que abrazar
                            tu tierra,
con la que respirar
                            presencias,
en la que dibujar
                         sin sombras,
sin silencios ni cadenas.


domingo, 16 de julio de 2017

GATA DE CENIZAS



Aunque parece muda
observa,
aunque semeje adormecida
se desvela con un mínimo sonido.

Muchas noches ha arañado las nubes
para descubrir entre ellas la Luna
hasta ofrendarla a nuestros ojos.

Ha recorrido las tinieblas
hasta caer exhausta,
descubriendo a través de sus pupilas
el saber que los libros no cuentan,
se ha despeñado desde las ventanas
con la constancia de alcanzar la escuela
de la seguridad de su rastro.

Conoce la gata de cenizas las sombras
cuando vigila a los que ajustan sus vendas
acorralados en la oscuridad
entre la que fingen ser luz,
comprende nuestros vientos fugaces,
vientos de paso que hornearon
y que helaron sus mejillas.








martes, 11 de julio de 2017

PEDESTAL DEL TROVADOR


Hoy desciende de su pedestal el trovador.
Contempla la angustia de la plaza
afinada por el pasado de sus cuerdas.

Deja a su espalda la rabia de la soledad,
esconde entre las piedras
un permiso dorado para sus canciones,
pero su laúd se calla,
se conforma con no sonar
para disiparse como palabra permanente,
para ser trueno de los siglos
o presente contemplativo de su púa.

Sabe que para conocer respuestas
no ha de inventar preguntas,
sabe del compás en fuga de unas rimas,
no le pone nombre a las ausencias,
no se lastima en las madrugadas
con la furia de los días cercados de mentiras.

No quedan flechas que lo puedan herir,
no es abismo;
todo se vuelve inmenso en su mirada,
todo lo atraviesa el tallado de sus párpados.

Abandona el bardo sobre las losas
sus pasos sigilosos,
apagados y cargados de armonías.





domingo, 9 de julio de 2017

AMIRA


Amira es ola que canta,
es galerna de voz clara
                                   del invierno,
vuelo en espiral
                        de las gaviotas libres,
claro mágico
                    en el confín de un bosque,
árbol que camina inquieto.

Amira es orbe abierto
del pasado y del presente,
hoguera de las noches
                                  del desierto,
silbido de nubes blancas,
pared azul de cielos.

Amira es la esperanza
de su espíritu
                     posado entre los cestos,
es risa entre una multitud
                                    de prisas,
rama de verde olivo,
frontera abierta
                         hacia el recuerdo.


domingo, 2 de julio de 2017

NO EXISTIR (EN UN SEGUNDO)




Sin temernos,
buceando a pulmón libre,
extraigamos de los fondos abisales
nuestro segundo armónico,
anémona con la que desvanecer
enfermos vuelos áridos de antaño.

Sin tenernos,
florezcamos en el júbilo de las profundidades.

Rotemos sobre el lago que describes
enrolada en el misterio,
orientadas las miradas
hacia el contorno de nuestra atmósfera.

Curvemos en un giro la voz del arenal
orlando de sencillez lo conocido,
pues espero conocer la redención de las siluetas
reclinados sobre la costa primitiva,
pues espero que iniciemos sin pavor la singladura
vestidos de un vaivén de espuma blanca,
y que en nuestro segundo imaginario
estibemos con toneles de aventura
las bodegas del navío
que despierta de su hielo de milenios.

Transformémonos en eternidad
que reúna en su cónclave todas las estrellas,
no existamos un segundo.







jueves, 29 de junio de 2017

EN LA LIBERTAD DE SER


A la par de tu vida me remuevo,
marea que no cesas de crecer con las palabras,
me disuelvo voluntario entre tus aguas
con los sueños compartidos que reflejas,
en esta senda que te muestro,
que me enseñas.

A mi lado te percibo
en el roce de tu aliento y de tu acento vivos,
en tu piel madura
que me toca cual brisa suave en madrugada,
imaginada
por lo escrito entre los cielos
que nos lleva hacia el encuentro.

Por ser quién eres,
marea sin descenso,
me inundo de ti,
queriendo que me busques
envuelto entre papeles que te leo,
recitando para ti todas las luces
que he creado en vendavales,
y te hallo corrigendo para mi tus frases libres
que me enredan de ternura,
a la par que me desvelo entre mis noches
deseando encontrarme con tus ojos,
con tus brazos,
con tus párpados,
en humilde sensación de completarnos
a través del sentimiento concebido
en la flor de nuestras rimas.