viernes, 22 de junio de 2018

CAMINOS DE CASTILLA


Desde su atalaya
el pastor puritano de incógnitas
-y contemplador de meseta-
espera por la desnudez trashumante del Duero
y por su adiós de vendimias.

Renueva el silencio donde se ondula el trigo
con las amapolas
recitándole versos de terciopelo rojo
donde se desbandan perdices
al desnudarse nidos de destino emigrante,
ante el gavilán
del azar brillante de vientos.

No desespera el pastor;
en su zurrón sigue refugiando calma,
guarda en él rebaños de horas,
esconde celemines junto a sus pies,
y se descomponen sus pasos en eco,
se renueva en la forma de un castillo blanco,
en granero de pan candeal.

Los días,
como hojas de encina
desplegadas en abanico sinuoso de luz,
verán la renovación de sus huellas
sobre el llano del sonido dichoso
cuando la guadaña resbale,
con su hoja curva de cintura ágil
y caminar libre de estepa,
rebañando veloz el futuro de harina.

lunes, 18 de junio de 2018

OJOS DE NIÑO DE MAR


Guarda,
envuelta en el pañuelo,
una peseta como paga de domingo,
ve a adquirir las pipas
en la tienda vieja de la anciana
a la que sisarás galletas despìstadas.

Regresa a la lectura
de los libros de aventuras de Tom Sawyer
y de Huckleberry Finn,
al puzzle inacabado
a resguardo bajo la cama de tus padres,
y al chispazo en una hoguera
sin vanidad y sin prisas.

Recuerda la cruz de ceniza
cuando se manche tu frente de miércoles,
el vestido de almirante
con el que disfrazaste tu primera comunión,
el picor estrenado en el Domingo de Ramos
con un pantalón de felpa,
las mangas dobladas de tu camisa.

No abandones nunca,
entre las cajas destempladas del olvido,
las tardes lluviosas de abril,
ni tampoco los agostos tórridos
hinchados con polvo y con pólvora festiva,
no olvides jamás,
dentro de tu desván de renuncias,
el vapor de las mañanas nubladas de sábado
o el zumbido de la lonja
en la subasta de un noviembre cualquiera.

miércoles, 13 de junio de 2018

AL PAIRO


Llueven a babor
garfios afilados de odio,
anzuelos con cebos soberbios,
flotan al pairo
almas perdidas ante las proas
servidas de duelos.

No conocen sus puertos de origen,
no conocen destino.

Sobre la mar de la sal flagelada
sargazos de muerte
escuecen los ojos de los soñadores
de los mundos caducos,
mientras que los necios
le escupen a hermanos enfermos
y a sus llagas amargas.

En huida de lágrimas
duelen los insultos de los vanidosos,
olas de la escarcha agria
para golpear la piel
de los barcos naufragados en lluvia
en miles de millas
de lágrimas mudas.

Duelen algas en lontananza,
lejanas y a estribor,
y a babor y sin destino
duelen los barcos del miedo.



domingo, 10 de junio de 2018

ENTRE LAS CALLEJUELAS


Decoro mi alféizar
con la impresión de unas lágrimas
obsequiadas para la afinación del aire,
impresión del aria esbelta de un petirrojo
sostenida en Sol bemol
tras el chaparrón sincero de estos días.

Tengo la llave de una casa
perdida en el rastro de mi despensa,
una cuerda sonriente
donde tenderé dos mil pañuelos viejos
que se volverán oraciones oreadas
ondeando hacia mi vecindad silenciosa,
y en mi visión se ensanchan
un centenar de calles de paredes rotas,
de recetas escritas
en la herrumbre sabia de unos bancos
donde se sienta a descansar la historia.

Tengo sobre la repisa de mi ventana
toda mi edad convertida en abono
para la vida que se contiene
en un discreto tiesto anciano,
el furor sonoro de cornamusas felices
invasoras de callejuelas de fiesta,
y el solo de un saxofón
rogando voluntades
en la puerta del mercado de un Domingo.

viernes, 8 de junio de 2018

LA PAZ DEL AGUA


Ante la mar crecerá nuestra osadía,
ensartaremos
un inciso en el diapasón de las mareas
para con sabiduría
ser sembrados como cultivo de lunares
sobre la ignorancia de los surcos
de nuestros cuerpos,
hijos de las noches de la clarividencia.

Ante la paz de la mar serás la lavandera
de mi memoria pusilánime,
el aderezo vital de mis neuronas,
enigma que habré de descifrar
cuando dentro de ti me cense,
cuando me haga residente permanente
de la cara y de la cruz
hacia las que orientas tus ventanas.

jueves, 7 de junio de 2018

TAMBIÉN


También los valientes
tienen hipotecas en un nido para el miedo
y los héroes entonan plegarias
como una oración de esperas
- o como con el canto desesperado
de un ermitaño
temeroso de su parpadeo inconsciente -,
también los valientes tiemblan
con el frío de la vida,
y los héroes se hacen dueños
de sueños miopes
cuando flotan en las corrientes opacas
de nuestra eternidad mortal.

También de las ideas asombrosas
nace el valor
como con la voluntad inherente
de una ameba duplicándose dudosa,
en la cobardía de una estrella
que se estrena
con temor a despilfarrar su brillo
en un reino estrecho de penumbras,
y como de un Sol atribulado
que juega con recelo al escondite
tras las nubes
de un invierno rústico de caducidad eterna.

También tenemos,
reservadas en frascos del verano,
las frases múltiples que alimenten la alegría....

lunes, 4 de junio de 2018

ÁTAME

Átame
a la libertad poderosa de tu lecho
con cordones húmedos de seda,
con lazos infinitos de viento,
con nudos efímeros de niebla,
átame
con tu lengua hecha un río
que sin reparos recorra
el caudal abierto de mi cuerpo,
que acaricie tu boca
el deseo creciente de mi simiente
presta a perpetuarse
en ti.

Nútreme
con la pasión de tus areolas
ascendiendo cara al cielo
con mis besos,
con el retornar de tu vientre
hecho con nuestro fuego
incendio.

Móntame,
sé desbocada amazona,
posa tu libertad sobre mi silla,
sé trote lujurioso
al cabalgar por nuestras selvas,
tensa mi extensión,
roza mis carnes,
enduréceme
con la energía en tus espuelas,
hazme derramar
este alegre arroyo seminal
en tus alegres entrañas derretidas.