sábado, 20 de octubre de 2018

COLINAS



Con esta cruz de los milenios
iremos hacia las colinas,
llevaremos en la mente 
el cuaderno donde desnudan las palabras
nuestros negados párrafos ocultos,
palabras que sin razón conocida los desperezan
y arrancan de cuajo
las fronteras que creímos intocables.

En esta colina residirán las voces,
las rimas del Sol,
el ocaso de las sombras,
el nervio y la pulsación del tiempo
extendidos a través de las raíces
y de su tierra libertaria.

Y si la lluvia refleja
la soledad en nuestras ventanas,
si se nos allega,
propensa a caer en nuestra cabellera tímida
disuelta en llanto de chaparrones tristes,
haremos con sus aguas
y con el lenguaje de las piedras
un puente colgante por donde atravesar
los barrancos de la servidumbre,
haremos con su dolor nuestra alegría,
el renacer con su llegada.

Retornaremos a los bosques
una tarde de vientos
y de diezmos hurtados a los apátridas,
volveremos a la aldea
con inicial de provecho sobre la frente
y con la dignidad en nuestros almanaques,
recordaremos la multitud de cartas
tatuadas con lo incógnito,
sin sello ni destino convenido,
rellenas de letras de demoras
y de acopio de minutos de opulencia
dentro de algún sobre deudor.

La canción que algún día
escucharán nuestros oídos
será la hija traviesa de esta mudez
con la que a cada momento
estrenaremos viejos sueños de aceite,
será batalla de sal y de santuarios.

Será nuestra novela
voluntad coral tras el aliento de una cita
y de un mensaje impredecibles,
será anónimo reposo que todo lo destape
al declamar el sonido único
de la intuición buscada,
y entonces,
allí sobre los sabios robles,
circularán y temblarán las ráfagas
que antaño redactamos,
y Sirio filtrará su luz
en el círculo tallado
de esta cruz consagrada a los milenios.

lunes, 10 de septiembre de 2018

AL VUELO


(Entre las nubes
mariposas curiosas,
frases ocultas).

Sobre el atril
describo golondrinas,
odas aladas.

(Sienten vergüenza
del vuelo de mis versos
libres los pájaros).

viernes, 13 de julio de 2018

HUELLAS





¿Existe ese alguien que nos cuente
dónde se extinguen
los límites del firmamento,
ese alguien que decirnos pueda
cuál ha de ser el movimiento
para palpar esa frontera?.

Ni mil paraguas deben detener
el diluvio de los prodigios
si les permitimos a nuestros pies
ser una caricia,
y ser secreto
de las aceras encharcadas
si aprendemos
a abandonar los zuecos
cuando nos corresponda cruzar
nuestra jungla interrogada,
ser nosotros la ruta sincera
en la avidez de este bosque
de la preguntas pertinentes.

No despreciemos
la ubre de la Tierra amorosa
que desde siempre ha nutrido
el esplendor de nuestro viaje,
ni permitamos que nos amilane
la supuesta bondad
del señor de las calimas humillantes.

sábado, 7 de julio de 2018

SABES (DE MI HOGUERA)


Bien sabes
que soy sentimental errante
entre el fuego de una Luna llena
y unas nubes frugales
que algunos días aparcan lluvia
sobre la siembra de mi nación,
sobre esta tierra que disfraza corazones
con su millón de fuentes.

Sabes que a menudo mi eclosión de versos
ha sido el papel
para encender una hoguera de vanidad
con la simpleza
de lo que un día creí mío,
sabes bien que fue común en mí
que tantas frases naciesen
siendo en sí mismas un incendio,
y que soy un espejo ínfimo
cuando descubro en el cielo
de mis planetas exiguos
su delación extrema en blanco y en azul.

martes, 3 de julio de 2018

DE TIEMPOS Y DE AUSENCIAS


Soy por tiempos
tiempo en un compás sordo,
arcano del ermitaño
sobre el que mi pasión,
mis llamas y mi fe
vierten acordes
adornando una hoguera,
acuciándola como monje
con mil vientos de un otoño
de pensamientos
reduciéndose a cenizas.

Soy tiempo ante las cortinas
de ésta mi estancia
en la que me encierro,
me abro,
me quedo o me voy,
y aunque a veces,
aún con fuego a mi lado
siento frío,
el tictac armónico de mi reloj
me deja solo,
y trenza hileras y teje sueños,
vuela entre mis canas
hacia algún lugar
cerrado a cal y canto
por la voluntad de mi silencio.

Muy a menudo soy
un simple tiempo de ausencias,
un templo de lo callado.

domingo, 1 de julio de 2018

POR NOSOTROS


No deseo ni para mí ni para otros
un balcón perpetuo
de aires áridos y oscuros del nordeste,
ni colgar en el tendal,
propiedad de todos y de nadie,
la astucia de los torpes.

No respiro sospechas,
no escribo para los domadores
de este circo arriesgado y vital;
hablo para ti,
mi igual de sombras,
mi hermano en la luz de las velas,
hablo para ti,
el que desde la ladera opuesta
ve las mismas cumbres que yo veo,
hermano de la distancia impredecible,
encadenado como yo
a las leyes de los que pretender registrar
la propiedad del tiempo.

Por eso he de decirte
que nos veremos,
tendidos sobre el dorso del pinar,
la noche en que se rompan las máscaras,
nos encontraremos oteando el cielo,
sabiendo que nunca jamás
volveremos a sentir
el pavor de haber sido paridos con pánico
ni el de ser esclavos de normas borrosas
que los tuertos quisieron escribir
sobre nuestra piel
con su tinta obsesiva y posesiva.

domingo, 10 de junio de 2018

ENTRE LAS CALLEJUELAS


Tengo la llave de una casa
perdida en el rastro de mi despensa,
una cuerda sonriente
donde tenderé dos mil pañuelos viejos
que se volverán oraciones oreadas
ondeando hacia mi vecindad silenciosa,
y en mi visión se ensanchan
un centenar de calles de paredes rotas,
de recetas escritas
en la herrumbre sabia de unos bancos
donde se sienta a descansar la historia.

Tengo sobre la repisa de mi ventana
toda mi edad convertida en abono
para la vida que se contiene
en un discreto tiesto anciano,
el furor sonoro de cornamusas felices
invasoras de callejuelas de fiesta,
y el solo de un saxofón
rogando voluntades
en la puerta del mercado de un Domingo.

Aún entre las noches
guarda mi ventana el parpadeo del verano
en el cantar de sus bisagras,
en los batientes
conserva el color y el olor
de las maderas infantiles,
aún acoge con nostalgia en su solera
el vuelo de un pardal,
(también una maceta de abandonos
poblada por helechos silvestres),
y al entreabrirse no desdeña
el crujir de la libertad del viento
agitando sus cortinas laxas.

Decoro su alféizar
con la impresión de unas lágrimas
obsequiadas para la afinación del aire,
impresión del aria esbelta de un petirrojo
sostenida en Sol bemol
tras el chaparrón sincero de estos días.

Tiene mi vieja ventana la pasión de la luz
incrustada en sus vidrios,
ha escogido ser la maestra
de la lección de los amaneceres,
ha elegido ser un faro
para adornar con su memoria
la distancia de estas tardes de agosto.

viernes, 8 de junio de 2018

LA PAZ DEL AGUA


Ante la mar crecerá nuestra osadía,
ensartaremos
un inciso en el diapasón de las mareas
para con sabiduría
ser sembrados como cultivo de lunares
sobre la ignorancia de los surcos
de nuestros cuerpos,
hijos de las noches de la clarividencia.

Ante la paz de la mar serás la lavandera
de mi memoria pusilánime,
el aderezo vital de mis neuronas,
enigma que habré de descifrar
cuando dentro de ti me cense,
cuando me haga residente permanente
de la cara y de la cruz
hacia las que orientas tus ventanas.

jueves, 17 de mayo de 2018

VIVIENDO EL NOSOTROS


Se hincan de rodillas las nubes
ante el fragor sereno de tu transparencia,
se postran con el diálogo permanente
del vuelo de tus flores aladas.

Soy tuyo
cuando con la amanecida
se transforman tu Luna y mi Fuego
en patria de eclipses creadores
de un mismo caudal casual de voluntad,
eres mía
en la búsqueda con tus pensamientos
de cualquiera avalancha cálida y vibrante
entre tus labios,
somos nuestros
con la charla plácida donde cerramos,
abandonadas,
las ventanas maleducadas del ayer,
somos nosotros
al hacernos barrenderos de las hojas secas
y en la confesión de las aceras.

Es entonces nuestra la lumbre,
tú las pavesas,
y yo la ventolera
que las eleva hasta donde cruje
nuestra madera sagrada,
eres entonces perfume indomable de acacias,
perímetro constante a conquistar
en mis tardes y en mis noches
congestionadas ante el poder de tu pasión,
es para entonces nuestro también el azar
cuando se afina con el anochecer
en nuestro lecho de distancias.

sábado, 12 de mayo de 2018

ACOMPAÑÉMONOS


Tus ojos se vuelven un arroyo
para mis ojos de sabiduría absurda,
y los míos atraviesan tu inquietud
hasta amasarla y hacerla pan de madurez.

No solicito de ti
versos que nada me digan,
tan solo que un beso en la mejilla
o una caricia sobre mi rostro no afeitado
sean la confesión de lo que sientes,
no sueño conque me otorgues
veinticuatro horas de pasión,
no reclamo de nosotros una unión agotadora,
pues sé que tendremos la fe
de ese momento en el que entre palabras
crearemos un solo Alma en los sentidos,
y nos extenderemos
por lo profundo de nuestras avenidas.

No te pido que hables siempre;
acepto tu silencio
como el agua de futuros días de lluvia,
cuando te invite a saltar sobre los charcos
o a recorrer las cuestas de nuestras horas
sin ningún paraguas pasajero
que nos cubra,
acepto tu compañía callada
entre los instantes de dudas y de enojos,
de tristeza y de alegría.

Solo puedo pedir que nos acompañemos
hasta el estanque con el que un día
te acercaste a mi penumbra,
y que sentados a la sombra
de un árbol escogido por azar
hablemos sin reloj que mida tiempo,
solo sé pedir este presente
que vuele envuelto en aire entre nosotros,
la verdad incrustándose
en la serenidad de las gargantas,
la sin medida de los minutos ciertos
transformándose en tu risa,
y que por sorpresa un simple beso
sea el que abra nuestras puertas
para hacernos alcanzar la comprensión
de quiénes somos.

Nunca asaltaré tu Mundo,
pero sueño;
permíteme soñar la fantasía
de saber de tus oídos escuchando mi latir,
de sentirte dormida en mi sofá
apoyada tu sien sobre mi pecho,
mientras te arrullo,
mientras acaricio tu cabello
revuelto por mis dedos de obrero humilde.

Démonos permiso de soñarnos
envueltos en manantiales de ternura
con un libro de sonetos leídos por los dos
en una tarde agradecida
por el Sol y por los mares,
con nuestros pies descalzos
caminantes sobre islas de olvidos,
salpicados en aguas saladas y poesía,
démonos el permiso de enredar
entre versos nuestros dedos,
inmersos en los bosques y en las piedras
de los lugares que hemos de encontrar,
unidos en la voluntad de nuestra magia.

Te pido que nos hagamos compañía
sobre estos trechos curvos del camino
para acercarnos a tu estanque,
y amar el reflejo de las tierras
en el cielo que mezclamos con las aguas
en la paz de nuestra ruta.




jueves, 19 de abril de 2018

AYER


Ayer sentí una rosa
en el lienzo de tu voz,
mis tímpanos por tu pincel cubiertos,
sentí reconocerte
en tu vibración sincera envuelto.

Ayer,
en volandas y a sabiendas,
se abrió la puerta,
para el encuentro
de las palabras postergadas,
caudal previsto en el río del destino
y en las líneas despiertas
de los planetas,
para la sucesión de frases
en procesión verbal
de nuestros viejos átomos
recaudando ideas.

lunes, 19 de marzo de 2018

CONTRASTES


Hablémonos con valentía,
bebiendo en cada estrella
la chispa y el escorzo del deseo,
seamos los narradores
de lo más callado de nuestro aire
y de la cancelación de su clausura
sobrevolando nuestros planetas,
atrapándonos en el anuncio
de los jazmines nacidos desde el tacto,
poblándonos con el sabor
de la sal poseída en cada poro.

Alerta sea nuestra piel sobre el trébol,
rondando en la hierba
la huella de la selva descalza
y de los campos insondables,
sea a tu lado lento reposo cristalino
de mi entraña de guerrero nostálgico,
sosegado contemplar de tus cejas
y del resbalar sobrio de tu cabello
entrelazado con aromas de amor en rizos.

Impresos nuestros dedos imprecisos,
perseguidos a tientas
por todas las señales mudas,
arropémonos ante el horizonte
que nos arranque de esta llovizna pertinaz,
con los sueños siendo almohada
de dos piratas sin bandera ni encomienda,
peregrinos en la risa de los vientos,
oscilando entre las sombras
asombradas por nuestra desnudez
de cuerpos navegados,
y con la agitación de corazones
en el laberinto triunfador de nuestra espera.

Es por ello que deseo ser en tus raíces,
asir en tus manos el golpear
del tiempo de la utopía realizable,
que seamos dos en una fantasía
con el ritmo sin premura del bosque,
dos fuerzas únicas
en el encuentro ante las murallas,
que seamos el soneto de las hojas descalzas,
y que allí donde la mar se convierta
en pórtico abierto a la bravura,
allí donde el viento enfurecido
restriegue nuestras frentes
con todas sus toneladas de estepa,
que sea en ese lugar
donde nazcan las nuevas flores
con las que elaborar en el futuro
la metamorfosis de nuestros labios.

No tengamos prisa,
cualquier día y en cualquier hora
la meta se extenderá ante mis ojos
y en los tuyos se encenderá la Luna.

sábado, 3 de marzo de 2018

TALISMÁN PARA APRENDICES


Sé,
pues entre sueños
me lo has dicho esta noche,
que somos una hilazón imposible,
aunque en nuestras caricias
nazcan las notas
que nos hacen viajar
por las mismas acuarelas
y por pentagramas rompientes
hinchados de colores y de música,
sé,
que con el amor que vive
entero tras tu ombligo,
se gestarán los acordes del vals
de un arco iris.

No será mi terapia tu amor
ni su aparejado consejo,
ni tan siquiera querré contarlo,
guardado en secreto
dentro de la cáscara informe
de lo poco o de lo mucho que soy,
en la certeza
de saberte parte de mí,
sin desearte,
y ni tan siquiera
invadir tus pies y tus sueños.

Mientras
sigamos corrigiendo riesgos
con las miradas,
compartiendo la paleta y los pinceles
de una misma canción,
y así seremos Tú y Yo,
estirando,
con las manos ofrecidas,
cada uno de nuestros días de concordia,
viviéndonos en la libre identidad
de nuestras libertades,
simplemente dos,
serenos,
voz y calma chicha de claro Océano,
pasión de lago sonriente
entre los días y los lienzos
de la apertura de nuestras soledades.

Hoy te pido
que nunca le neguemos la voz
al tiralíneas eterno
de nuestras rosas sonoras,
porque seremos nada
y no siendo todo seremos,
y tú,
complemento lejano de mis rituales,
y yo,
apoyo callado
en esta distancia posible,
labraremos la piedra prudente
del encuentro a ciegas
sobre traviesas de nuevos raíles,
escalando cumbres
marcadas por huellas conjuntas,
talismán de alevines
conmovidos de viento.