sábado, 1 de abril de 2017

FLOR DE ORILLAS


No me resulta fácil ser
arquitrabe de mi mismo,
ni tampoco de los otros el dintel
que soporte el peso de sus muros,
pero al menos sé que desde este laberinto
de Centauro que soy por mis herencias
puedo cruzar las puertas de los siglos,
superar los valles que alimentan
un presente encadenado
a las arenas que devoro en la impaciencia,
saberme valiente ante tu obra,
consignar entre los dedos
los arillos del encuentro.

Y si de tu mar se desprende
esa ola sublime que inunde mis entrañas,
esa ola con la intensidad del fuego
que tu nombre secreto me hace imaginar,
cortaré los lirios rojos que tú amas,
los postraré abiertos en tu maduro pecho,
ofrenda de la pasión que mi razón
quiere avivar en ti,
péndulo locuaz que analizas mi espíritu
en la sima profunda de tu mirada fugaz.

Con mis frases de Centauro,
con mis cuartos al galope en esta tierra,
atravesaré las soledades
cabalgando en el rocío de tus prados,
en la aurora de tus soles,
y dispararé mis flechas en el centro del sendero
en el deseo de alcanzar entre tus tildes
mi presencia herrada,
escudado en las palabras cual un fuego
escogido en el hogar que es tu morada.

Me entregaré completo,
hombre desnudo de corazón abierto,
erguido por la fe
que en tus ojos y en tus manos se extienden,
en naranja, en el azul y el verde
de mis firmamentos esenciales,
en esencia desnudo en alma y cuerpo
frente a tu frente incandescente,
con el corazón incendiado de sonidos,
de labios abiertos
a la sorpresa de tus besos,
a la sal de tu piel
erizada en el deseo de los truenos.

Me entregaré consciente
tendiendo mis raíces en tu cuerpo.
en la danza de tu piel sobre los poros
de mis silencios rotos.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Jose, dar todo y darse por completo es parte del amor. Así ha de suceder cuando sea la hora propicia.
    Dios escribe recto en líneas torcidas. Una abrazo amigo de mi alma.

    ResponderEliminar
  4. No hay palabras para tus letras.
    Como no hay letras para tu sentir...
    Siempre abrazos mi querido Jose.

    ResponderEliminar
  5. No hay palabras para tus letras.
    Como no hay letras para tu sentir...
    Siempre abrazos mi querido Jose.

    ResponderEliminar