jueves, 31 de marzo de 2016

HACIA LA MAR

                                                                       
Cuando la mar te llame
acógela,
sumerge sus ribetes verdes
en tu regazo blanco de esperanza.

Ella te conoce,
mujer de historias y candelas,
ella te espera,
mujer de cintura encrucijada,
mujer de aire y temporal.

Cuando la mar te llame
contesta a su clamor con tus suspiros,
y resta su agonía
para sumar con tiento
en los resquicios de su costa,
sobre el puerto,
bajo las corrientes que dominas,
mujer de estigmas.

Cuando te acaricie elevarás el vuelo
con el cabello recogido
y la mirada abierta,
con alas de recuerdos
de extremidad de seda,
con la poesía envuelta entre las telas
de tu Mundo cubierto a tiempo lento.

Pintarás con tus dedos huellas
de amante de proverbios,
trazos blancos en tus playas,
rayas que hasta el horizonte alcancen,
pintarás con serenidad tu estela.

Serás tú,
desde tu soledad descalza,
calma entre los nidos de sus grietas,
la que eleve con sus manos
las caídas estrellas,
la ventura de los astros.

Cuando la mar me llame
nadaré con nuevas aletas viejas,
remaré con presentes viejos remos,
ausente en los minutos
fundidos como cera.

Resbalará el agua entre mis manos,
capturaré sus gotas nómadas,
recogeré la brisa tibia
en el horno de mi pecho,
la libertad de temporal alborotando
la oscuridad revuelta
de nuestro vendaval secreto.

Seré yo
longevidad de frases sueltas
entre la sal de marejadas,
con el Sur entre mis cejas,
y tus estrellas
los círculos concéntricos del tiempo.

Seré yo
en la espesura de las algas
enredadas en mis brazos,
cuerda dúctil que me aferra a las ideas
de mil nudos amarrados
a las nuevas experiencias.

Seremos la anciana  mar
de pausado nuevo paso,
calmo clamor antiguo renaciendo.


                                                                         

                                                                       
                                   

                                                                           
                                                         

13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yayone.... He releído lo que hemos escrito los.dos a partir.del.primer poema.... Mañana creo que los puedo unir. Si es así, te lo.comparto. Ahora.entro al trabajo. Buenas noches poetisa amiga.

      Eliminar
  2. Si la mar te llama,
    deja que tus estrellas te guíen
    en sus adivinanzas vivas,
    permite que su aire
    te hable agitando el oro
    de tu piel y tu cabello,
    libera tus brazos hacia él,
    y sé albatros
    lanzado en tu vuelo a ras de aguas.
    José

    ResponderEliminar
  3. Es muy hermoso y profundo mi querido José. Besos muchos!!!

    ResponderEliminar
  4. Bellos poemas nos muestras José Manuel. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La llamada de la mar es mágica y envolvente como lo son las letras de este bellísimo poema querido amigo. Un fuerte abrazo José Manuel!!!

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo poema amigo...
    La mar cambia a cada momento...., por eso siempre digo que es un misterio.
    Mi enhorabuena por esta maravillosa poesía.
    Un saludo poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias. Creo que la mar nos llama por la sensación de infinito, de vida y muerte, de profundidad, de lo desconocido..... es como un pequeño símbolo de divinidad. Abrazos, mi buena amiga.

      Eliminar