jueves, 7 de abril de 2016

ATAJOS DE LLUVIA


Me acerco hacia la selva
de los paraguas danzarines,
que levitan entusiastas en el aire,
entre aromas empapándose
en sus sedas.

En sus telas descifro mis renglones,
con ellos tiño mis ideas,
narro la algarada y el cansancio,
mi deseo vacilante de cascadas.

Fascinantes tiemblan
persiguiendo las goteras,
desarrollan su energía en los aleros,
rodean las esquinas,
enlazados,
apresurado torrente de colores.

Paraguas blancos, negros,
transparentes,
callados o cantores,
lejanos y cercanos,
jugadores con los cúmulos,
veletas de esperanza
girando abiertos al destino,
artefactos que volando se sospechan,
corredores de mis calles
que convierten la llovizna en vida y verso.

¿Y adónde se irá la lluvia
después de hablarnos despacio,
tras nuestra despedida
de pañuelos blancos?.

¿Perseguirá otros paraguas?.
¿Será atisbo del trigo sobre la llana Castilla?.

¿Será tristeza, alegría,
poesía?.
¿Será una esponja,
ironía de sentimientos,
que se desplaza lejos,
muy lejos?.

¿Qué será de nosotros sin nuestra lluvia?.
¿Se romperán los tejados?.
¿Lloraremos,
como ella sabe hacerlo,
cuando se ausente?.
¿Dónde se guiará,
dónde se agotará,
lejana?.
¿Olvidará nuestro acento de canciones?.
¿Será cielo carmesí,
germen que florezca en otros campos?.

13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchisimas gracias por tu consideración con mi poesía. Saludos.

      Eliminar
  2. Quien llorará a la lluvia cuando se vaya?
    La lágrima hecha viento... La deshidratada tierra o las flores desoladas? Mas serà el eterno llanto de todas las despedidas... Entre pañuelos blancos...
    Excelente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miriam Paz Jordán. Lo escribí porque siento la lluvia como gallego que soy....... está en mis genes. Saludos.

      Eliminar
  3. Caen las gotas en nuestro invierno
    gotas que secamos
    con el grito alegre de la felicidad
    al ser nuestro entorno, haciéndolo vida
    Vida...que hemos juntos de transitar,
    y que sea el cielo... nuestra eternidad.

    Yayone...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Orballa y llueve , sin esa agua que nos moja los corazones. El chirimiri es la esencia de la vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Levito en mi corto tiempo leyendo tus versos, gracias por compartirlos apreciado José. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlos y apreciarlos, mi estimada Lis. Abrazos.

      Eliminar
  6. Maravilloso poema amigo...
    Una loa para los sentidos..
    Buen fin de semana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi amiga. Poesía de nuestra madre la lluvia, poesía de las callejuelas plagadas de paraguas y palabras.
      Buen fin de semana.
      Saludos.

      Eliminar