sábado, 16 de abril de 2016

AUN, AHORA.


Aún puedes sentir
la huida del tiempo olvidado
en el crepitar del fuego,
aún queda un recuerdo callado,
una cereza prendida
de tus ojos pequeños,
una luciérnaga que sonríe
entre tus labios.

Y sé quién eres,
y te conozco cuando callas
y te sospecho cuando hablas
abriendo con tus llaves manantiales
y conjuros de marismas.

Ahora tus uñas crean olas en mi piel,
surcan la arena larga de este cuerpo
dibujado de combates.

Dame el tiempo de tus pies.
la sencilla luz dudosa
de un atardecer entre castaños,
dame la mano para caminar
perdidos en los bosques
de nuestros musgos deseados

3 comentarios:

  1. Jose, leer una vez es algo, releer te llenas del sentir que deja el tiempo entre conversas y letras.
    Amigo del alma, hay un profundo sentir en tu corazón que vive y habita. Es tiempo que sigas sonriendo y disfrutando cada paso que des. Vive el presente con los tesoros que te dejó el pasado, continúa que hay mucho más para llenar tus momentos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No dejo de leer estimado Jose, no deja de llover en mis ventanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abre esas ventanas, haz que corra el aire, mira hacia el cielo...... también hay Sol, también hay Luna. También están en ti. Saludos Viviana.

      Eliminar