sábado, 16 de abril de 2016

DESDE TU IMPERIO


Deja que habitemos juntos
en tu Imperio de las nieblas,
haz que me acoja contigo
en tu cobertizo de esperanzas,
debajo de las tejas rotas
que nos dejan ver estrellas.

Haz que escuche el silbido
de tus Lunas blancas.

Muéstrame tus manos,
háblame de tu color,
dónde comienza y termina
la arboleda que caminas,
las aguas que amas,
el mar que observas.

Cuéntame del olor de la madera
y de la hierba que segaste
una tarde húmeda de invierno.

Te escucharé
y despacio,
como un niño,
cantaré desde la paz de las palomas
los rincones observados
de tus mañanas de nieblas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario