martes, 12 de abril de 2016

DESENCUENTROS


Cada encuentro un verbo nuevo,
cada huida
nuevas palabras construidas
por el sonido de tus fuentes
y de mi pereza consciente,
labio abierto de puñal gastado
por el hollín de los silencios.
Y cada día
un minuto respirado
con el afán de ser el último
que le robo a tu garganta
como el bárbaro que soy,
adulto, niño,
temeroso de mi mismo,
concebido ausente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario