viernes, 15 de abril de 2016

EN LOS CAMINOS



Es el instante de fecundar los pasos,
el sonido, la imagen,
los caminos de serpientes
entre el damero profundo del bosque,
la obsesión valiente para captar la vida
enredándome en las hojas secas,
disolviéndome en el aire.
Momento eterno, lento, constante
de los zuecos atrapados entre el barro,
de la vida asumida en torno a las ramas,
o en la lluvia, o en el viento,
entre robles y hayas juramentadas.

Serpentea el camino.
Me detengo en lo alto de este cerro,
entretenido en observar
las huellas que he podido salpicar
desde mi mochila del miedo.
Solo, desde el presente, miro hacia atrás;
observo mis pasos, pasado de prisas,
y delante futuros inexistentes.
Solo y  presente en silencio me guardo,
guardo el silencio.
A mi lado otros pies, otros acentos,
tantas lenguas fugaces.
Solos en los caminos, y todos camino,
diferentes en los pasos que damos,
en la mirada con que observamos
estos vértices de tallos y de corrientes
insistentes sobre ríos cuajados.

Me vuelvo hacia el Mundo.
Torno a mi avance
en pasos cortos pero constantes
para encontrarme con los arrullos
en el regazo de mi presente.

6 comentarios:

  1. José Manuel, es difícil dejar este espacio, leerte es una de las razones que me detienen...
    En la vida, aunque exista gente a nuestro alrededor, somos sólos, cada quien enfrenta su caminar por decisión propia, estamos solos frente al mundo y en cada instante debemos caminar como individuos, es decir, independientes y en soledad.
    Lo importante es rescatar nuestra historia y no proyectar, sólo avanzar y encantarse con todo lo que viene.
    Un saludo y abrazo amigo de letras.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Hola querida Viviiana. Te agradezco estas palabras, que te acuerdes de mí. Eso me hace sentirme bien. A veces los caminos han de ser.solitarios, oros undos a alguien, pero del modo que sea siendo siempre uno mismo, siempre desde el Amor y el aprendízaje. En esta parte de mi vida he comprendido que todo lo que ha venido hasta mi ha sido bueno si algo he aprendido, y más aun.... ahora he de aprender a volver a ser niño, y a volar como un halcón, y a amar sin.miedo. Hay alguien muy especial que me guía, pero se que ella me explica, pero he de hacerlo yo. Y eso percibo en tus palabras. Siempre he leído en tus versos cosas bellas, nunca he leído desequilibrio. Y es posible que en tu Alma hayya dolor, como sucede en la mía tantas veces, pero contarlo como lo contamos nos hace comprendernos.Entiendo que hayas decidido el silencio, pero no dejes de escribir... hazli para ti misma, para sanar y para seguir caminando. Dejemos el Ego. Y seeemmis libres. Un gran abrazo y todo mi cariño para ti, amiga en las palabras.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias José Manuel por tus palabras y principalmente por el cariño, me haces sentirlo.
    Continúo con la escritura en mi blog, éste es un delicioso vicio, el de las letras.
    Un abrazo grande también para ti amigo en palabras del alma.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias José Manuel por tus palabras y principalmente por el cariño, me haces sentirlo.
    Continúo con la escritura en mi blog, éste es un delicioso vicio, el de las letras.
    Un abrazo grande también para ti amigo en palabras del alma.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar