domingo, 10 de abril de 2016

HIPOCRESIA


Persigue con tu huida lo lejano.
despliega tus brazos cual banderas rotas,
gira en círculos,
rompe tu espacio,
con el dolor que se agita entre tus alas.

Despacio deshilacha en un rumor
la sangre del miedo vertida en tu torrente.

Escucha el latir de tu vida asustada
resbalando desde el corazón hasta tus plumas,
plumas ahora negras como cuervos.

Traza con tus manos la tormenta,
no le mientas a ese cielo que te arrulla
despejado pero oscuro por tu sombra,
sombra gigantesca que te engaña
en el castigo de tus ternuras de urgencia.

Otea el mundo,
palpa tu cuerpo alterado,
restaña en aguas frías esas llagas
lanzándote en picado hacia tus simas.

Adorna con mentiras tus mentiras,
decóralas de oscuridad hipócrita,
sé humano como siempre has sido,
jugador en el odio con cartas marcadas,
tahúr sin maña ni mañana.

Naufraga en tu terror a respirar,
adhiérete a esa tabla brillante y corroída
que te empuje hasta ese fugaz faro
entre corrientes leves de su mar de tinta.

Regresa si deseas a tu gruta
o pierde tus pasos en caminos nocturnos,
pero que tu propia voz no te reclame,
no te culpe, no te dañe,
no te acuse de tu nido derribado.

4 comentarios:

  1. me gusta muchísimo su estilo, un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. te acabo de leerte y me parecio muy bello tu poema en forma
    de metafora

    ResponderEliminar