jueves, 14 de abril de 2016

PARAGUAS


Me acerco hacia la selva
de los paraguas danzarines
que levitan entusiastas en el aire,
en aromas de sus sedas empapadas
con el perdón de unas lágrimas.

En sus telas descifro mis renglones,
con ellos tiño pensamientos,
narro la algarada y el cansancio,
mi deseo vacilante de cascadas.

Fascinados tiemblan persiguiendo las goteras,
desarrollan su fuerza en los aleros,
rodean las esquinas enlazándose
en un torrente apresurado de colores.

Paraguas blancos, negros, transparentes,
callados o cantores,
lejanos o cercanos,
juguetones en su libertad
con la ilusión de los cúmulos,
veletas de esperanza que giran
en alegría de hilos abiertos al destino,
artefactos sinuosos que volando se sospechan,
corredores de mis calles
que convierten la llovizna en vida y verso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario