sábado, 30 de abril de 2016

SOLO SÉ


Si me pides que cartujo sea en el silencio,
eso seré desde lo alto de las torres
de una ermita clausurada a cal y canto.

Mudo,
presente y callado allí donde te encuentres,
sin soberbia y sin ofensas.

Mudo,
para ti, para tu mundo,
secreto afinador de las libélulas.

Mudo
mas no cobarde;
aún quedarán las estrofas entre árboles.
que caminarán conmigo en mis mañanas
cuando te llame y te presentes
a entregarme tu mano entre mis palmas,
aún quedarán los pasos compartidos.

Mudo,
pero no monje de mudanza opaca
si cantan la alborada las parejas de los mirlos,
o las tórtolas se entregan al amor entre las ramas.

Callado,
regresaré a mis patios y a tu parque,
y desde ellos narraré el ser amante
en la clausura de mis versos
y urdiré con hilos invisibles
las telarañas del recuerdo.




1 comentario: