lunes, 6 de junio de 2016

POESÍA DEL ENJAMBRE


Volvamos a habitar sobre esta Tierra
con nuestra consciencia abierta.

Humanicemos los enjambres,
nuestras colmenas poderosas
que abaten la existencia que perdemos
en el olvido de nuestras raíces,
en el olvido del Diluvio,
en la distancia hacia la arena que somos.

Retornemos a la vida en el Presente,
con la luz de la mañana
sanando nuestros párpados heridos,
a las peñas de sonetos,
a las aguas, al desierto,
y a los montes ancestrales
cubiertos por la nieve y la ventisca.

Dejemos que la inercia nos devuelva
constante nuestra esencia.
Cantemos en los campos a la aurora,
al atardecer de aromas densos.

Captemos,
aprendamos a sentir,
a olvidar lo que termina,
urjamos nuestros pies,
de paso leve,
breves en la brevedad de los caminos.

5 comentarios:

  1. José éste retomar la vida desde ahora disfrutanto desde nuestra esencia, siendo sólo persona sin las vanidades del hombre, lo cual enturbia la belleza de lo realmente importante que es disfrutar de lo sencillo de la vida.
    Un abrazo desde el frío y bello otoño.
    Lindo día para ti. Yo pasaré a dormir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto en todos los aspectos tus palabras. Así siento la vida, con la sencillez y la esperanza en lo pequeño. Todo lo que no cuesta nada es lo más valioso. Saludos mi estimada amiga. Gracias por acercarte por este espacio de ideas.

      Eliminar
  2. Claro es que quien mira lejos llega lejos... hermosa mirada del camino que trazamos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por volver a leerme y opinar. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Humanizar los enjambres... Realmente ese es el quid de la cuestión...

    Como siempre, es un placer leer todo lo que escribes.

    Abrazos, amigo, y feliz de semana.

    ResponderEliminar