miércoles, 22 de junio de 2016

SOLEDAD


Solo poesía, soledad,
una Luna intensa en esta noche de abandonos.

Esclavo quedaré,
prendido de tus días,
aquéllos de recetas de amor presente
proyectadas en tus ojos heridos,
esclavo quedaré,
atenazado a tus espinas.

Ahora me iré con paso lento.

No alteraré tu fuga,
no inflamaré mi orgullo,
te dejaré en tu acera de esperanzas
callada como siempre,
con tu llanto acobardado,
con tu deseo de pasados inconscientes.

No estaré para contarte
que la Luna es llama en mi pecho,
que todo mi sentimiento es incendio
como hoguera de papel de poesía
o palabra impregnada por tus lluvias.

No queda tiempo para hablarte.
Sigue el mundo girando,
muy despacio,
tu en tu orilla, yo en la mía,
encogidos ante el fieltro que creamos
en latitudes diferentes y lejanas,
con amaneceres perdidos inclinados en mi cuerpo
como zarzas del desierto azaroso que presiento
erguido con la Luna de esta noche.

2 comentarios:

  1. y sin embargo yo ansío cruzar a la otra orilla, pero encuentro puente que me lleve a ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Scherezade. Es un poema antiguo, escrito desde el desconsuelo. Pero ahora sé que fue necesario que aquello sucediese, y, siendo sincero, no tengo prisa para cruzar a la otra orilla. Aún antes he de caminar un tiempo para llegar al puente, y será el tiempo que necesite para realizar aún mas cosas que sé que debo hacer. Un saludo, y gracias por comentar.

      Eliminar