martes, 2 de agosto de 2016

BIENAVENTURADOS


Biendecidos sean aquélllos
que en su cuello portan crucifijos
y reniegan del Sermón de la Montaña.

Bendecidos sean los parias
que sonríen a la vida
apretando entre sus dedos la abundancia de la nada.

Bendecidos los que roban por el hambre
y los jueces que dictan sus sentencias
aplicando la imperfecta Ley humana.

Bendecidos los que juegan en las fuentes
como adultos sin vergüenza,
salpicando su inocencia a carcajadas.

Bendecidos los que rezan a las nubes,
suplicando en sus azadas la llegada de las lluvias
para abrir la fortaleza de una tierra que no es suya.

Bendecido el albañil que se consume
entre el fuego del verano y  las heladas del invierno
sin llenar jamás su cantimplora de ilusiones.

Bendecido el marginado,
que se enreda entre las sombras de sus sueños
enganchado a la química de infiernos.

Bendecida la mujer que recorre las aceras
esperando la llegada de algún hombre
delirante en frustraciones y deseos.

Bendecidos sean los niños que disparan
fusiles cargados de odios y de rabias
en las guerras que nunca fueron suyas.

Bienaventurados los perdonados,
los que lavan los pies de sus hermanos
con sus cabellos y sus lágrimas.







9 comentarios:

  1. Un bellísimo poema homenaje a los más débiles, al marginado, a los que trabajan a la intemperie en la miseria, a los que roban para poder comer... etc... un poema bendecido por tus versos, y que perdonan a quiénes son déspotas, es una belleza lo que has escrito, amigo José Manuel, te felicito por esta joya.

    Bendecidos los desahuciados,
    que por no tener
    no tienen ni casa
    sin familia se quedaron,
    ni dinero para sobrevivir.

    Un beso y mi admiración por tu poesía, Poeta.

    ResponderEliminar
  2. Eres todo poesía, José Manuel.
    Una belleza de poema. Gracias por compartir. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Susi. Es lo que siento y así lo quiero contar. Nada más. Gracias por leerme.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Bendecido sean los escribas que con la tinta del alma saben de las letras que vierten de su pluma.
    Bellísimo escrito, mi siempre querido Jose.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. En la nobleza de tu alma se vive la vida como una alabanza. Bendecidos sean todos los que pueden llegar a leer y saberte a través de tus palabras.
    Bendecidos son quienes pueden contar con tu sabiduría sin que deban temer ser sus vidas anuladas.
    Hermoso querido Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tus palabras Viviana, pero no me álabes,por favor, porque tal y como hablas de mi me describes como somos todos nosotros, Almas. Nunca mas me alabes, guarda las alabanzas para nuestro Padre. Un abrazo. Y que siempre sepas guiar tus velas hacia el.viento propicio.

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho, aunque no hubiera bendecido a los tiranos y déspotas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirna. Y aunque respeto tu posición, porque en un tiempo fue la mía, no la comparto. De principio, porque no soy yo el que está bendiciendo a nadie, porque no soy Dios para hacerlo, y segundo, porque aunque nos cueste comprenderlo, también ellos, los tiranos, los que vemos como injustos, cumplen una función, la que ellos han decidido tomar, y estamos obligados y resistir y combatir la injusticia, pero no cegarnos en el odio de quién la ejerce, porque si lo hacemos nos volveremos como ellos. Hay personas para mi muy simbólicas de cómo se pueden lograr cosas o al menos intentarlas sin utilizar la violencia ni el rencor. Pongamos el ejemplo de Mandela, de Luther King, de Gandhi, de tantos y tantos. Bien, me puedes decir que murieron sin ver realizados sus objetivos, pero este Mundo es así, y se construye poco a poco, con semillas que germinan en tierra que parece estéril. Un gran abrazo, y de nuevo gracias por opinar.

      Eliminar