miércoles, 17 de agosto de 2016

BODAS DE PLATA


Regresas,
vuelves con Lunas de Pascua,
primaveras me anuncias,
vuelven mis brazos a abarcar tu cintura,
tu espalda a apoyarse en mi pecho
buscando el abrigo
en esta noche de danzas de Marzo.

Mis manos acogen
el calor de tu vientre de madre
de infladas sonrisas calladas,
con los hijos crecidos de ausencias
arropados por Inviernos que escapan.

Callados, sonreímos al paso del tiempo,
recordamos el pasado inocente
entre músicas de nuestro silencio.

Regresas para hacernos memoria
de los días dorados,
del amor que no ha muerto,
regresas estas bodas de plata
del reencuentro soñado,
respirado en un vals del pasado,
y enlazando los dedos,
llamados por llamas de vidas perdidas,
volvemos a ser marido y mujer
con las arras grabadas
por las flores y el viento.

Volvemos al  Marzo que gira revuelto
sobre el pedregal que los pies
rozarán de nuevo,
Marzo de renqueante camino viejo,
con lluvia en los hombros,
emoción en los ojos
y la fe que nos pesa en la espalda,
pasión que es palabra
o agua de plata de nuestra sequía,
alquiler de esperanza
que aspiramos conservar algún día.




.

3 comentarios:

  1. Jose, encuentro bello e inesperado, donde los recuerdos llegan y acarician el alma, reconfortando con la mirada.
    Bellísimo amigo querido.
    No dejes de plasmar, hay tanto que entregar en letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar