martes, 4 de octubre de 2016

HABLAME (II)

Háblame desde tus pupilas de tu rebeldía,
perdida entre tu infancia
que aún perdura en cremalleras,
humilde y escondida.

Nárrame desde tus manos
cómo es el tacto de la suavidad del Mundo,
el roce de tus pasiones ocultas.

Cuéntame desde la flor de tu boca
cómo es el amor de tus besos,
cuán largos son el temor y el placer.

Poséeme despacio,
como los jazmines,
escálame como un arco iris
que resbale en nuestros cuerpos.

Arráncame sin miedo los harapos,
agita el Universo en tus pestañas,
agita mi conciencia en tu mirada.

Conquístame sin prisa,
oblígame a ser quién soy,
y el vaivén de tu cuerpo enfebrecido
desatará este nudo apasionado.

Alcánzame,
encadéname otra vez
a tus ojos, a tus manos,
a tu acento de caracola lejana.
Aprésame con tu cabello,
enrédame en tu memoria de lunas,
haz que vibremos esta noche
en haces de luz,
en un instante que perdure para siempre.

4 comentarios:

  1. Es muy bello y profundo tu poema, tiene la expresión de una alma inquieta y un espíritu sereno y refinado, gracias por compartir su poesía,un regalo para el alma.

    ResponderEliminar
  2. Como dice Luis Alberto tus poesías son un regalo para el alma. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, siempre, María José. Siempre tienes una palabra amable para lo que escribo. Abrazos.

      Eliminar