lunes, 21 de noviembre de 2016

DETENTE.....

Detén tu mano, hermano,
detén el odio y los lamentos,
detente aquí a mi lado,
siente que siento
tu conciencia en mí,
conscientes, frente a frente.

Detén tu espada,
frena ese rencor latente
que se esparce en nuestra mente,
que escupimos
golpeando e hiriendo a quien nos ama.

Comprende mis palabras
ocupando el espacio que me toca
en esta vida remota y heredada.

Ponte a mi vera,
acertemos los dos con la memoria
a aceptar que somos diferentes
sin vulnerar estos huecos de impaciencia
que no nos pertenecen.

Apoya tu mano, hermano,
aquí en mi hombro,
lucha conmigo,
hazte energía
que nos lance en la Unidad
cara a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario