martes, 8 de noviembre de 2016

EN TU CINTURA

Ardiendo en tu cintura
un nido de hipocampos
me anuncia amaneceres
cruzados por cascadas.
Al lado de tu pecho
se acogen terremotos,
renuncian los temores,
se esconde el viento sabio.

Callado a ti me acerco,
armado de inocencia,
hundido en ti me pierdo.

Sintiendo la cadencia
del alma en tus latidos
adorno con guirnaldas
los valses de tu vientre,
decoro de rubores
las llamas de tus senos.

Ardiendo en tu cintura
se incendian cataratas
de hielo y de rocío,
de nieves en tu espalda
rozada por el tibio
temblor de la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario