martes, 8 de noviembre de 2016

EN TU CINTURA

Ardiendo en tu cintura
un nido de hipocampos
me anuncia amaneceres
cruzados por cascadas.
Al lado de tu pecho
se acogen terremotos,
renuncian los temores,
se esconde el viento sabio.

Callado a ti me acerco,
armado de inocencia,
hundido en ti me pierdo.

Sintiendo la cadencia
del alma en tus latidos
adorno con guirnaldas
los valses de tu vientre,
decoro de rubores
las llamas de tus senos.

Ardiendo en tu cintura
se incendian cataratas
de hielo y de rocío,
de nieves en tu espalda
rozada por el tibio
temblor de la esperanza.

2 comentarios:

  1. Sintiendo la cadencia
    del alma en tus latidos
    adorno con guirnaldas
    los valses de tu vientre,
    decoro de rubores
    las llamas de tus senos

    Mientras la Luna titila sin estrellas
    dando al paisaje un inmenso silencio,
    la cintura vibra al compás del cielo mientras las almas se unen en silencios
    Brindo por vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también elevo mi copa en tu honor.
      Deseo que tu fin de semana esté infinitamente lleno de alegría.

      Eliminar