martes, 7 de febrero de 2017

VÍA ESTRECHA


Qué sencillo nos parece recoger
en esta estación de vida ´
algún billete de ida para el tren
que nos hacine cual rehenes en vagones
sin margen de maniobra,
sin querer saber ni conocer el nombre
de quién atolondrado lo pilota
rigiendo la derrota del saber.

Aposentamos nuestras nalgas vueltos números
en asientos de primera,
de segunda, de tercera,
conformistas aceptamos el destino,
cobardes vemos resbalar paisajes tras el vidrio
sin soñar siquiera
con detener la máquina y apearnos
y hacer real en nuestros pies
lo que entonan nuestros iris.

Burlamos en este viaje y a hurtadillas
el reflejo de nuestro rostro ante el cristal,
nos observamos de reojo,
queriendo no asustar nuestra torpeza
al sentir el palpitar sobre las vías.
.

Nos hemos vuelto grises,
y no viajamos,
nos obligan a viajar
los maquinistas de la alegría turbia,
los que nutren su locomotora enloquecida
con el combustible de lo fiero,
nos hemos vuelto ciegos para andar,
para admirar montaña y cielo,
y con los ojos planeando en las entrañas
anegar la pleamar.


2 comentarios:

  1. gracias por tu cálido comentario
    muy lindo blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias te doy por leer lo poco que soy. Nunca he soñado con triunfar, mi ilusión es teñir líneas con sentimientos, y llegar a personas como tú. No pido nada más. Un abrazo desde Galicia.

      Eliminar