jueves, 16 de marzo de 2017

SEDIMENTOS DE UN PIRATA


No cesan de insultar con sables de filibustero
los equilibristas guardianes de las medias verdades,
los recaudadores de urnas,
piratas a la búsqueda de llenar sus cofres
con nuestra rutina y con sus robos.

Son espadachines cegados,
supuestos triunfadores de las batallas digitales,
acaparadores de tesoros de hojalata
que muestran con orgullo a sus secuaces
de la secta intolerante del mercado de valores.

Llenan con mensajes cántaros de hiel
levitando en las almenas de un castillo de naipes,
arquitectos burdos que quiere edificar fronteras
con la infamia de sus burlas
de ilustres Don Nadie que todo confunden.

Se jactan orondos si asesinan bosques
y exprimen de la sagrada tierra
el alquitrán con el que hacer felices a los mercaderes,
convierten las cañas en lanzas
con las que ofenden el corazón de los justos.

Hablan de amasar fortunas
haciendo del asir poder su pasatiempo,
elaboran crucigramas matutinos de letras subterráneas
reventando en cada sílaba
la blasfemia del sedimento de lingotes
endurecidos por el fuego de sus vicios.

Con el dedo índice señalan
la negación del derecho de pensarnos diferentes,
salvapatrias que articulan en las vitrinas sus monólogos
creídos de sí mismo,
registradores o conductores o millonarios de su nada.














No hay comentarios:

Publicar un comentario