martes, 4 de abril de 2017

ADIVINANZAS


Traemos el Alma arrostrada con utensilios parcos,
la espalda contraída tras los combates,
una puesta de mar en las pupilas
y la interrogación en nuestros dichos.

Guerrilleros somos
en el encierro de este hangar de costumbres,
fusileros de maniobras
en la nueva religión de los crepúsculos,
soldados para el aluvión
de la quimera imprescindible.

Nada es nuestro;
solo propietarios de la señal entre los dedos
del alcanfor del río,
de la pulsión de las raíces,
la soledad para compartir consignas en la aurora
y un emblema de lino
fruncido con costuras invisibles.








1 comentario:

  1. Muy cierto José Manuel, somos gurrilleros en la lucha por acumular bienes que no nos pertenecen. No somos dueños de nada y de nada sirve esa lucha cuando nos vamos desnudos igual que venimos. Un gran abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar