lunes, 29 de mayo de 2017

POR LIBAR TU MIEL


Sabes que por veces soy candado
del canto anciano de un abad cansino,
armario para un alma de esperanza
y yugo atado al arado de los versos.

Sabes que enajeno temporales
y templo Lunas desde mis tiempos idos,
que guío la timidez de mis palabras
sobre un cordel mecido por el viento.

Sabes que me descalzo cada tarde,
que ante ti cada mañana me desnudo,
liberado para abrir mis viejas puertas
ante las orillas de tu sueño.

Sé que eres canción de ola ligera,
arcón de recuerdos decrecientes,
a veces dudas dormidas de tu almohada
y amanecer repleto de mensajes,
sé que en tus cabellos hay un nido
de musgo blanco y mirlos verdes,
que nace tu sonrisa de las aguas
y alcanza en curso suave
mi cántaro inocente.

Y es ahora que pido permiso para hablarte
de cómo en mi flota el aleteo
de las mariposas cuando rompen
nuestros silencios,
decirte que me agito como abeja
cuando libo la miel que tú liberas
desde la flor dulce de tu cuello,
de cómo me envuelvo entre tu aliento
con el claro de tu voz en mis oídos.

Ahora he de decir que entre tus brazos
sincronizo mis latidos a los tuyos,
intuición adivinada y comprendida
en el temblor de las miradas,
con tu pulso añadido entre mis labios
en un suspiro.







jueves, 25 de mayo de 2017

SEAN LOS COLORES NUESTROS


Que el sencillo movimiento
de tus dedos con los míos
nos pinte en azul un cielo.

Que aparezcan nubes blancas
infladas con vientos libres
para el viaje de la vida.

Que se vistan las cornisas
de verde de hiedra y musgo
ascendiendo a la experiencia.

Que bordemos de amarillo
la bandera del Otoño
elevada en nuestras tardes.

Que desborde en tus pupilas
el naranja apaciguado
de los días que se acuestan.

Que sobrios viñedos rojos
se enrosquen en nuestros`pies
hechos senda de tertulias.

Que las tímidas violetas
nos regalen las canciones
de las escaleras sabias.

Que una rosa entre tus labios
sea un nido de palabras
destinadas a la aurora.

Que se reúnan los colores
en nuestro infinito arco iris.


jueves, 18 de mayo de 2017

DONDE MUEREN LAS PALOMAS


Pasa el Mundo ante una puerta gris.

No miramos a los lados,
negamos la visión
del frío inerte que asoma desde las plumas
de una paloma moribunda.

Corremos fingiendo despiste,
entrecerrando los ojos,
golpeándonos con las verdades,
queriendo no saber lo que intuimos cierto,
asiéndonos a las puertas grises
de la memoria y su anestesia.

Mueren palomas cada día
en estas calles de almas divagantes,
rincones y entraña de ceguera de ilusiones,
planeta para los espíritus neutros
que economizan el sentir.

Muere cada día una paloma
en la imagen de los niños
cercados en la destrucción de selvas,
de los jóvenes
llamando a voces por la justicia,
de las mujeres
marcadas por golpes de traición tradicional,
de los ancianos
apresados en empalizadas genocidas,
de los campos
sembrados por los usureros de la muerte.

Se ultiman carcajadas de consuelo
en el orgullo de este circo colorista
sujeto sobre vigas de felicidad arrendada,
y sigue,
como siempre y desde siempre,
deambulando el Mundo ante una puerta gris
donde las palomas agonizan.


martes, 16 de mayo de 2017

ARRIBADAS



En mi mente he dibujado tu silueta,
entre nuestro nunca y nuestro ahora
estaba la línea de unos versos,
y he buscado describirte
sin haberme sido concedida
la virtud de la palabra.

Hoy, que me envuelves con tu río,
que tus noches navegan en mis días,
crea tu voz en mi garganta
filigranas que en sus vueltas
desnudan milímetro a milímetro
el destino de todos los minutos.

Con paso suave te haces perla,
suaves también se anuncian mis pisadas
camino de la oración de tu presencia,
mar que es la calma transparente
en la madurez de tus pupilas.

Y ofrecerte quiero el alma
acostada en la corteza de mi tierra,
mis dos manos ajadas para amarte,
y este vivo corazón
que es candela sin descanso.

Si se clava en nuestros centros el puñal
que haga que el amor verdezca
anunciaremos su arribada,
fundaremos un destino de alegría
que se haga aleluya ensortijado,
cantaremos sin temor el dúo
de la fe de renacer
con arrugas en los ojos
envueltos entre el aroma del laurel.

Correremos tomados de la mano
en las tardes lúcidas de sal,
pidiendo al horizonte horizontes diferentes,
a la brisa el calmante de su aliento,
a Helios el calor en nuestros cráneos
que haga olvidar la desazón del roce
del pasado inquisidor y esclavo.

Partiremos con Selene en noche clara
en zancadas de presente
compartiendo sin cadenas nuestros saltos,
repartidos en las anclas que nos preste
el placer oculto de buscarnos
en el tacto y las miradas.

Arribaremos a la playa de arena blanca
como polvo de estrellas
a dejarnos sacudir por el encuentro
de nuestras latitudes despistadas.

Haremos el amor al despertar el alba
cortando con su luz las dudas,
encallados en el tesón de nuestras ondas,
misioneros osados
en la reconstrucción de nuestros cuerpos,
jóvenes que rescatan los sentidos,
recatados y atrevidos
en la playa de tu trópico de Cáncer.





miércoles, 10 de mayo de 2017

MUJER EN SUS PELDAÑOS


Mujer sin conocerse uncida
a la sombra y a la luz de sus peldaños,
mujer de tez oculta y culto indiano
sorbida en mentar la muerte como vida,
dama de aflicción,
de fe mestiza,
de lento hábito,
de olor de cera,
de dolor disforme y conforme,
de pobreza
y plegaria de guiñapos y rutinas.

Señora de hermandades con la piedra,
de altar herido,
de frente hundida,
de corazón rasgado
por oscuro filo de obsidiana,
atajo de tradición de voz dormida,
alma de comunión extinta,
gastada,
ajada por las sombras
de una resurrección enardecida.

lunes, 8 de mayo de 2017

A VECES SIN SABER....




Pido saber si seré corriente
de río descendente hacia tu costa
para hacernos matrimonio
de aguas de fertilidad marina,
divisar tu ojos
reflejados en mi mirada de alcatraz
de errabundo vuelo canso.

Pido sin saber si sentiré tus dedos
como tierra donde enraizaré
mi fe de anciana piel escarmentada,
ser silvestre en las membranas
de tu arcos múltiples de vida,
saber de la verdad de tus adentros.

Pido ser no ser los dos para ser uno,
dos en uno renovados
en el morder y en el sabor de una manzana,
ser alivio con mi manantial para la sed
de tus pupilas verdes,
ser la calma de tus canas.

.... A veces sin saber creo saberlo,
sin pedir lo pido todo,
sin pensar todo lo pienso.....



sábado, 6 de mayo de 2017

SIRENAS DE ARENA GRIS


Hombres de uniforme desfilan al norte
por las callejuelas de nombres suicidas
armados con sombras prestadas,
druidas de arrugas borrachas duermen en los bancos.

Alcohol de noches perdidas espanta clemencias.

Niñas encajadas en corsés de acero
agreden a mendigos con los pies borrosos,
jóvenes tatuados con letras de guerra
queman bibliotecas para huir del frío.

Ladrones del odio revientan los quioscos.

Aspersor intruso vomita en esquinas,
colillas de plata inundan con fuego las grietas,
suspiran peatones heridos sobre las señales,
derriten de envidia espejos de hielo.

Guitarristas mancos encogen la música.

Seto mudo envuelto en papel de lija
llama en su delirio al río extraviado,
aguas amarillas gritan reclamando truchas,
luciérnagas torpes cantan sus alarmas.

Sirenas sin mar se pintan de rojo.

Vendedores de carne de sierpes
azuzan las cuerdas del perro del hambre,
cazadores calzados con piel de venganza
escoltan las noches de los sumideros.

Barcos de ignorancia navegan los jardines.

Lámparas dementes insultan el hierro,
cobardes de aceras estiran asfalto,
un café bosteza los sorbos de cuerpos dormidos,
urracas saquean bombillas fundidas.

Las vidas con prisa anuncian la muerte.

















viernes, 5 de mayo de 2017

ES POR MAYO.....



Tú eres quien mejor conoce´
las razones por las que este infante
no deseaba ser ciudadano en esta Tierra,
quien sintió la alegría y la dureza de nuestro parto
en un cuarto de pobreza y soledad,
el dolor en tu vientre acuciada entre las sábanas,
tú quien sabe de mi primer llanto provocado,
de mi reposar sobre tu pecho
en aquel viejo colchón de frío y paja.

Recuerdas las dudas de mis pasos,
mis balbuceos exigentes suplicando que acercases
la cucharilla de alpaca hasta mis labios,
templada con el misterio de tu fuego la ternura
en la mixtura de la harina y de la leche,
tú, la cuna de mis noches,
maestra sin escuela de mi primer abecedario.

Conociste el día en el que abandoné ilusiones
con aquella bicicleta de ruedas deshinchadas
dejada en un rincón de tu memoria,
el momento en el que escondí el amor
en el secarral de lo solemne y lo vacío,
cuando dejé morir la palabra pensando hacerme fuerte,
obligándome a no llorar,
con un corcho impuesto a la botella de sentimientos,
pensando así ser hombre
siendo aún niño.

Y me viste dormir mil días
abrigado con la oscuridad de mi corbata,
nudo fatuo con el que oprimí mi cuello
como sostén de pereza de mi mirada intransigente,
me viste enterrado en vida
dentro de un ataúd dorado,
y volviste a ser consuelo de momentos tardíos,
frases sabias con silencios cuerdos,
otra vez maestra
de los tiempos del renacer entre las lágrimas,
otra vez paciencia
de mi rebelde desconocimiento de los campos
narrados con tus dichos.

Han vuelto, Madre,
a ser vidrios nuevos tus ventanas viejas,
he vuelto a las puertas de tus ojos claros
consagrado en lo sincero de encontrarte,
has vuelto a mi
aunque nunca te fuiste,
he vuelto a tus ventanas para pintarlas con el tiempo.