domingo, 16 de julio de 2017

GATA DE CENIZAS



Aunque parece muda
observa,
aunque semeje adormecida
se desvela con un mínimo sonido.

Muchas noches ha arañado las nubes
para descubrir entre ellas la Luna
hasta ofrendarla a nuestros ojos.

Ha recorrido las tinieblas
hasta caer exhausta,
descubriendo a través de sus pupilas
el saber que los libros no cuentan,
se ha despeñado desde las ventanas
con la constancia de alcanzar la escuela
de la seguridad de su rastro.

Conoce la gata de cenizas las sombras
cuando vigila a los que ajustan sus vendas
acorralados en la oscuridad
entre la que fingen ser luz,
comprende nuestros vientos fugaces,
vientos de paso que hornearon
y que helaron sus mejillas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario