jueves, 15 de febrero de 2018

ÉL (EN EL SILENCIO)


Una mano nunca antes vista
le reveló su vocación,
lo sentó en el centro de la plaza
para recitar su nombre;
entonces nos confesó quién es,
accesible ante la pulcritud
de nuestras ventanas clausuradas,
con emoción en los ojos
y con piel de gallina en los brazos.

Cuanto menos habla más pronuncia,
cuanto menos se cuestiona
mejor se orienta en nuestras calles.

Si queremos saber de él
no le hemos de hacer preguntas,
limitémonos a observar sus letras,
ésos sus escasos garabatos
sobre la cal mal extendida.

Visitémoslos de vez en cuando;
entre ellos adivinaremos,
entre ese nido
que son las filas de sus frases,
el yeso de muro viejo
sobre el que canturrea nuestra estirpe.

4 comentarios:

  1. En el silencio podemos oir y crear lo que no podemos con los ruidos... un placer leer este silencio en tu poema.
    Feliz jueves.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Carmen. Somos una cadena de creadores de ideas, y también de lectores de ellas. Creamos en la soledad para ser entendidos con la comunicación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me gustan tus letras
    se van moldeando a la vida
    Encierran misterios de la mente
    de un hombre que ama la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MuCha. Soy de los que cree que todos los que escribimos somos asi, encerramos y liberamos misterios y ansia de vida, incluso cuando parece que lamentamos y lloramos estamos liberando Vida.

      Eliminar