jueves, 17 de mayo de 2018

VIVIENDO EL NOSOTROS


Se hincan de rodillas las nubes
ante el fragor sereno de tu transparencia,
se postran con el diálogo permanente
del vuelo de tus flores aladas.

Soy tuyo
cuando con la amanecida
se transforman tu Luna y mi Fuego
en patria de eclipses creadores
de un mismo caudal casual de voluntad,
eres mía
en la búsqueda con tus pensamientos
de cualquiera avalancha cálida y vibrante
entre tus labios,
somos nuestros
con la charla plácida donde cerramos,
abandonadas,
las ventanas maleducadas del ayer,
somos nosotros
al hacernos barrenderos de las hojas secas
y en la confesión de las aceras.

Es entonces nuestra la lumbre,
tú las pavesas,
y yo la ventolera
que las eleva hasta donde cruje
nuestra madera sagrada,
eres entonces perfume indomable de acacias,
perímetro constante a conquistar
en mis tardes y en mis noches
congestionadas ante el poder de tu pasión,
es para entonces nuestro también el azar
cuando se afina con el anochecer
en nuestro lecho de distancias.

2 comentarios:

  1. He leído los poemas anteriores que has publicado aunque no les haya comentado, mi querido amigo, si es que es imposible no leerte, cuando es un placer acurrucarme entre tus versos, pero me quedo aquí comentándote éste último, mi escaso tiempo me impide estar más tiempo por este mundo mágico de letras.

    Tienes una manera magistral de utilizar metáforas, como cuando dices *** se hincan de rodillas las nubes***, impresionante esa frase, así como ***las ventanas maleducadas del ayer***.

    Versos preciosos, los que salen de tu corazón.

    Besos enormes y un aplauso, mi admirado poeta.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida María, es para mí siempre un honor tu visita. Bien sabes que la admiracion es mutua, y bien intuyo desde hace un tiempo que estás en unos momentos en los que apenas puedes comentar. Queda tranquila, mi querida amiga, mi afecto y mi admiración nunca decrecerán, más bien todo lo contrario.
    Solo deseo que todo esté mejorando y que pronto te sientas con más tranquilidad.
    Un beso enorme, y en el todo el cariño que por ti siento. Gracias por tu amistad y por tu presencia.

    ResponderEliminar