viernes, 8 de junio de 2018

LA PAZ DEL AGUA


Ante la mar crecerá nuestra osadía,
ensartaremos
un inciso en el diapasón de las mareas
para con sabiduría
ser sembrados como cultivo de lunares
sobre la ignorancia de los surcos
de nuestros cuerpos,
hijos de las noches de la clarividencia.

Ante la paz de la mar serás la lavandera
de mi memoria pusilánime,
el aderezo vital de mis neuronas,
enigma que habré de descifrar
cuando dentro de ti me cense,
cuando me haga residente permanente
de la cara y de la cruz
hacia las que orientas tus ventanas.

2 comentarios:

  1. Mareas en el horizonte de la bahía los sueños, bajo el umbral de la mirada.

    Qué placer leerte, amigo mío.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y somos mar, mi amiga,
      Mar con apellido de olas,
      ternura o violencia de agua,
      temblor de viento....

      Siempre tienes la palabra precisa para explicar mis versos, siempre alcanzas a interpretar lo más profundo, a veces incluso más que yo mismo, que los escribo a veces casi sin pensar.
      Gracias mi siempre querida Maria. Tú amistad me honra.
      Un gran abrazo.

      Eliminar